jueves, 21 de marzo de 2013

¿Quién está en la colonia?



Esta gráfica representa las lecturas automáticas de cernícalos dotados con anillas con RIFD (Identificación por radio frecuencia) en la colonia del silo de la Palma del Condado. ¿Qué nos dice?. La línea roja indica los individuos distintos acumulados desde que los cernícalos empezaron a llegar el 20 de febrero. Como vemos, han ido llegando gradualmente y a partir del 12 de marzo no han llegado nuevos cernícalos. La línea azul indica el número de individuos distintos que se leen cada día. Como veis oscila entre 3 y 9 individuos. ¿A qué se debe? Bueno, hay individuos que se han leído uno o dos días y luego han dejado de registrarse en las cajas. De hecho el número parece disminuir a partir del 6 de marzo. Hay varias razones posibles. Los individuos van explorando los huecos de la colonia , eligiendo el lugar más adecuado para criar, y posiblemente "ligando" y seleccionando a su pareja. Es muy probable que la pareja del año anterior no haya regresado, y elijan otra. La vida de un cernícalo es breve, 3-6 años si sobreviven el primer año. El más longevo que conocemos vivió trece años (pero esa es otra historia). Inicialmente entran y salen de muchas cajas. Por ejemplo, en la 6E1 han entrado y salido 6 cernícalos distintos; pero parece que los que se han quedado, por ahora, con el "chalet" son  el macho B[6.V] y la hembra B[D.P]. Son los que han dormido en ella las últimas noches. Hay ventanas del edificio y otros huecos que no tienen cajas nido, ni lectores automáticos. En concreto las más altas, y esas tienden a ser la preferidas por los cernícalos. Este año que parece que hay pocos cernícalos en la colonia es muy probable que algunos de los que se leyeron en los primeros días estén ahora durmiendo allí. Por otra parte, hay  individuos que visitan la colonia y finalmente no crían en ella. Es interesante comparar la información que proporcionan las lecturas automáticas con las que podríamos obtener por otros métodos. Las cajas han registrado 1224 lecturas, con su fecha y su hora, de 15 individuos distintos. Imaginad lo que sería si hubiéramos tenido que estar con un telescopio leyendo anillas. Por otra parte, las capturas en los nidos tampoco dan la misma información. Hemos capturado 10 individuos de los que todos menos uno, han sido leídos en el sistema automático. Basados en capturas hubiéramos registrado sólo el 66 % de los cernícalos que han hecho acto de presencia en la colonia. Pero, todo hay que decirlo, tampoco el sistema automático es perfecto. Hay un individuo capturado que no ha sido registrado ninguna vez --la hembra B[F.J]. Uno sobre 16 es un 6% de error.

Por desgracia, alguno de los lectores de las cajas no está funcionando, esas cosas de la crisis. También hay individuos que pasan un día por la colonia y no se sabe nunca más de ellos. Algunos ni siquiera entran en un nido. ¡Qué desconsiderados con nosostros! Puede que críen en colonias vecinas, o puede que lo hagan en alguno de los huecos que no podemos controlar. La investigación es un poco como los ciegos tocando el elefante, todos los sistemas, por muy sofisticados que sean, te dan sólo una observación parcial de lo que estas estudiando. hay que atar cabos y construir el rompecabezas. Quizá por eso me ha resultado tan inspiradora la frase mágica de Silvia y Bruno, el último libro de Lewis Caroll "Erase una vez una coincidencia que había salido de paseo en compañía  de un pequeño accidente; mientras paseaban, encontraron una explicación, tan vieja, que estaba toda encorvada y arrugada y parecía más bien una adivinanza"