jueves, 23 de octubre de 2014

Detrás de las cosechadoras

Que los primillas persiguen a las cosechadoras no es nuevo. Todos hemos visto como se agrupan confundiéndose con la nube de polvo, realizando numerosos picados, algunos a escasos metros del cabezal. Hay incluso quien hipotetiza que los movimientos premigratorios en dirección norte les permiten explotar este recurso durante más tiempo, ya que la recogida del cereal a escala peninsular sigue un patrón fenológico muy marcado.
Sin embargo, al margen de mencionar el fenómeno, no existía hasta la fecha un artículo científico dedicado a evaluar la importancia de esta forma de búsqueda de alimento tan particular. Han sido nuestros colegas portugueses con Inés Catry a la cabeza quienes le han puesto números a este proceso y efectivamente, desde esta perspectiva más rigurosa, demuestran que los primillas efectivamente cambian su estrategia de búsqueda de alimento si hay cosechadoras en marcha y que dirigen hacia ellas sus vuelos de caza.