jueves, 7 de noviembre de 2013

¿Allí por donde pasas te queda marca?

Es una idea interesante. Si los lugares por donde pasas te dejaran una marca, uno podría intentar reconstruir la trayectoria vital de un individuo a través de esas marcas. En el caso del cernícalo primilla la idea es algo más simple. Las plumas son estructuras muertas que se renuevan una vez al año podrían quedar marcas que nos permitieran identificar el lugar donde han crecido.
Con esta idea hay distintos grupos analizando la signatura isotópica de las plumas en aves migradoras con idea de identificar sus lugares de origen o sus cuarteles de invernada. Se utilizan para ello isótopos estables de hidrógeno, nitrógeno y carbono, entre otros. En el lugar donde crece una pluma esta adquiere  una proporción concreta de isótopos estables que depende de la abundancia en la que esos isótopos se encuentran en el ambiente. Partiendo de esto, podemos asumir que una pluma crecida en África, tendrá una signatura isotópica distinta de una crecida en la Península Ibérica.

Con esta idea estamos trabajando para intentar identificar a nivel del individuo el lugar donde los primillas pasan el invierno. Lo primero: ver que plumas se mudan en invierno y cuales en primavera. Aunque parezca fácil, ni siquiera esto lo sabemos muy bien. El primilla tiene una muda anual completa que empieza (en el caso de las primarias) por la 4º pluma y progresa de manera ascendente (5ª, 6ª, 7ª). Por las capturas en primavera sabemos que los adultos empiezan a mudar poco antes de acabar la reproducción. Parece que en la zonas de cría no se muda más allá de la séptima primara. Así que las siguientes quizá se muden en invierno. Por ello estamos viendo en individuos cautivos en el Zoo de Jerez cual es el patrón temporal de muda.

Por otra parte, hemos analizado los isótopos plumas de diferentes primarias para ver su patrón isotópico. El año pasado se tomaron muestras de las 3ª y la 9ª primaria de individuos del Silo, además de una pluma de la cola (rectriz). Con ello hemos visto que no parece que los isótopos de Hidrógeno o Nitrógeno den mucha información (tienen poca variabilidad); pero sí hay bastante variabilidad en los isótopos de Carbono. En un individuo hallado muerto analizamos todas las primarias y secundarias de un ala y vimos que la proporción de isótopos de Carbono tiene un patrón secuencial, lo que sugiere que quizá sirvan para identificar el sitio donde se ha mudado la pluma. Tenemos que repetir esto en más individuos y, sobre todo, contrastarlo con individuos que sepamos con seguridad donde pasaron el invierno. Con un poco de suerte si somos capaces de capturar este año algúnos individuos invernantes lo podremos hacer.